Crimen, seguridad y derechos de las víctimas a nivel europeo: explorando la primera encuesta de victimización 2019

Por: Luisa Sánchez-Iriarte[1], Justo Rojas[2], Giada Greco[3]

La Encuesta de Derechos Fundamentales de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA, por sus siglas en inglés) es la primera encuesta a nivel europeo que recopila datos comparables sobre victimización, sensación de seguridad, tolerancia y equidad, discriminación, uso de tecnología y derechos fundamentales. Se entrevistaron a un total de 34,948 personas de 29 países (los 27 de la Unión Europea (UE), Reino Unido y Macedonia del Norte). Sus resultados se pueden analizar, además de por país, por edad, sexo, orientación sexual, educación, ocupación, discapacidad, poder adquisitivo y etnia.

Figura 1. Países de los/las informantes de la Encuesta de Derechos Fundamentales

Fuente: FRA, Reporte de la Encuesta de Derechos Fundamentales.

El segundo reporte Crimen, seguridad y derechos de las víctimas que emana de esta Encuesta y es el de nuestro interés, indaga sobre incidentes delictivos, su impacto en el comportamiento y la percepción de seguridad. Además, investiga opiniones poco exploradas como la disposición de la ciudadanía europea en intervenir en caso de ser testigo de un delito, de reportarlo a la policía o incluso de brindar evidencia en la corte. Las experiencias de victimización se centran en cinco tipos delictivos ocurridos en los últimos 5 años y en los últimos 12 meses: violencia física, acoso (físico y en línea – o cibernético), y delitos contra la propiedad como robo a casa-habitación, fraude bancario en internet, y fraude al consumidor. Estos datos complementan los registros de policía al identificar a las víctimas y si denunciaron o no ante la autoridad competente.

En el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, esta encuesta genera datos que permiten monitorear parcialmente el avance del Objetivo 11 (Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles), indicador 11.7.2 sobre acoso físico y sexual, y del Objetivo 16 (Paz, justicia e instituciones sólidas), indicadores 16.1.3 sobre violencia física y 16.3.1 sobre denuncia ante la autoridad competente.

Resultados principales

Entre los resultados principales, se observa una prevalencia de victimización del 39% para el conjunto de países en los últimos 12 meses. El delito más prevalente fue el de acoso físico o en línea (29%), seguido de fraude al consumidor (16%) y de violencia física (6%) (ver figura 1).

Figura 2. Experiencias de cinco delitos investigados en la encuesta, en los 5 años y en los 12 meses anteriores a la encuesta (EU-27, %)

Fuente: Traducción de FRA, Reporte de la Encuesta de Derechos Fundamentales, p. 27.

Los resultados de la encuesta revelan marcadas diferencias entre grupos de la sociedad. Por ejemplo, con respecto al delito más prevalente que fue el acoso, el 61% de la población entre 16-29 años fueron víctimas de acoso físico, comparadas con el 29% de la población en general. Por otro lado, se estimó que el 57% de personas que se autodefinieron como diferente a heterosexual, el 54% de no ciudadanos europeos y el 50% de personas con discapacidad sufrieron también de esta victimización. Además, el 32% de las víctimas mujeres declararon que su perpetrador fue un miembro de su familia o familiar. Aunado a esto, una de cada cinco mujeres víctimas de acoso (18%) describió el incidente como sexual en comparación con el 6% de los hombres.

También señalan contrastes entre países. Por ejemplo, en el robo a hogares encontramos un rango de prevalencia de 1 a 6% entre los países, donde Finlandia tiene la mayor ocurrencia y por el contrario Polonia, Malta, Lituania, Portugal y Rumania presentan la menor. Respecto al acoso cibernético para las mujeres las prevalencias más altas están en Alemania (15%) y Luxemburgo (14%), mientras que en los hombres se observan en Alemania (18%) y Francia (17%). De la denuncia de fraude se encuentran países con menos de un 30% de denuncias como son Eslovenia (29%), Croacia (28%), Grecia (25%) y Macedonia (22%), en tanto que otros superan el 60% como son Portugal (69%) y Francia (65%).

Figura 3. Prevalencia de victimización en los últimos 12 meses por delitos seleccionados y denuncia de fraude al consumo

Fuente: Elaboración propia con base en datos de FRA, Encuesta de Derechos Fundamentales.

Ciertas características sociodemográficas están marcan diferencias en la medida que las personas están preocupadas por experimentar un delito. Se observa una mayor tasa de preocupación sobre la delincuencia entre las mujeres, las personas con menos educación, las desempleadas y aquellas que luchan para llegar a fin de mes con sus ingresos del hogar. Personas que están limitadas en sus actividades habituales (por un problema de salud o discapacidad), personas nacidas fuera de la UE, y aquellos que se consideran parte de una minoría étnica también muestran más preocupación por experimentar un crimen que las personas sin limitaciones de actividad, personas nacidas en los países de la encuesta y las que no se consideran parte de una minoría étnica.

Figura 4. Preocupación de experimentar un delito por características sociodemográficas (%)

Fuente: Elaboración propia con base en datos de FRA, Encuesta de Derechos Fundamentales.

Comparabilidad con otras regiones del mundo

Además de esta comparabilidad regional es posible contrastar sus resultados con otras encuestas disponibles para latitudes fuera de Europa, como es caso para América Latina. En ese sentido con datos del mismo año de recolección (2019) se encuentra que la prevalencia del robo a hogares en Europa (3%) es cercana a la encontrada en Colombia y Chile (3 y 3.5% respectivamente), e inferiores a México (5.2%). Mientras que en la denuncia de delitos es claro que los países europeos tienen una menor tasa promedio de no denuncia de robos a hogares ya que muestran un 27% de no denuncia en tanto que en Colombia este indicador es del 72.3% y en México alcanza el 89.1%. Es decir, la cifra oculta es muy superior (cerca del triple) en algunos países de América Latina que en Europa.

Figura 5. Robos a hogares: comparación porcentual entre países

Fuente: Elaboración propia con base en datos de FRA, Encuesta de Derechos Fundamentales.

Como se recomienda en el Manual de Encuestas de Victimización (UNODC, 2010), tener un instrumento comparable permite entender con mayor claridad el estatus quo de la victimización a nivel regional e internacional. Una de las ventajas de esta encuesta de la FRA es el de haber usado un instrumento homologado para los 29 países, habiendo adaptado su metodología de recolección en campo de acuerdo a las necesidades de cada país: se aplicaron encuestas cara a cara con apoyo de un instrumento electrónico, así como encuestas por internet. Sin embargo, un área de oportunidad para este proyecto estadístico es la de aumentar su tamaño de muestra por país (el reporte indica que se consideraron aproximadamente 1,000 personas por cada uno), para poder así generar estimaciones con una mayor precisión para más indicadores e incluso, en un futuro, mayor desagregación dentro de cada país.

Debido a esta urgencia de conocer más sobre un tema que afecta los derechos fundamentales de las personas, otros Organismos Internacionales se han encargado de generar herramientas para apoyar a los países en la medición de la experiencia de victimización, la percepción de seguridad y del desempeño de las autoridades. Es el caso de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) que, a través de su Centro de Excelencia para Información Estadística de Gobierno, Seguridad Pública, Victimización y Justicia UNODC-INEGI desarrolló la Iniciativa para la encuesta de victimización delictiva en Latinoamérica y el Caribe (VICLAC). Esta Iniciativa ofrece a los países de la región un cuestionario estandarizado que permite medir la experiencia de victimización, la percepción de seguridad y el desempeño de las autoridades de manera comparable y en línea con los estándares internacionales de Naciones Unidas.

Conclusiones

Con estos elementos queda patente que esta encuesta de la FRA permite hacer análisis comparativos dentro de Europa e incluso, con las precauciones debidas, con países fuera de ella, por lo que resulta un instrumento importante para la política de seguridad a nivel internacional.

En resumen, la encuesta de FRA capturó las opiniones de adultos mayores y jóvenes, hombres y mujeres y personas de diferentes orígenes y características. Esto proporciona una rica fuente de datos sobre cómo la población en general, y en particular los grupos más vulnerables de la sociedad experimentan la delincuencia. Las autoridades europeas que trabajan con víctimas de delitos podrán aprovechar los resultados de la encuesta también para evaluar la eficacia de las medidas existentes y para identificar las deficiencias en la protección y asistencia que se brindan a las víctimas de delitos.

En el marco del trabajo de la UNODC, esta información es crucial para guiar a los países a desarrollar estrategias y políticas de prevención del delito eficaces y responsables para desarrollar la capacidad de sus sistemas de justicia penal para operar con mayor eficacia en el marco del estado de derecho, promoviendo al mismo tiempo los derechos humanos y protegiendo a los grupos vulnerables. De igual forma, para evaluar las medidas adoptadas para prevenir la victimización y monitorear el avance de 3 indicadores de la Agenda 2030, adoptando una perspectiva de género.

La FRA pone a disposición de los usuarios diversos productos dependiendo del tipo de audiencia que esté consultando los datos. Para consultar los resultados, visite la página de la FRA. Entre los varios productos, también se puede consultar un explorador de datos para hacer comparaciones a nivel país de preguntas seleccionadas del cuestionario.


Referencias


Acerca de los autores:

[1] Investigadora en delincuencia y justicia penal. Centro de Excelencia para Información Estadística de Gobierno, Seguridad Pública, Victimización y Justicia. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

[2] Asistente técnico en estadísticas delictivas. Centro de Excelencia para Información Estadística de Gobierno, Seguridad Pública, Victimización y Justicia. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

[3] Técnica en estadísticas delictivas. Centro de Excelencia para Información Estadística de Gobierno, Seguridad Pública, Victimización y Justicia. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.